• Hambre

    Por Vladimir Jantus Castelli

    Hambre

    Es el lugar.

    Donde miles de manos se hunden como garras.

    En la tierra roja.

    Donde las bocas babean sangre.

    Viscosa y pútrida.

    Que brota en ríos inmensos.

    Para clavarse luego,

    En los vientres hinchados de los niños.

     

    después,

    Al tiempo,

    Llega la lluvia.

    A erradicar los huesos.

    De los que intentando salvarse encontraron.

    El borde de un abismo.

    Donde no se pisa seguro.

    Y donde la única sabiduría a adquirir

    es la supervivencia del

    Más apto.

    Matar antes de morir pisoteado.

    Por los de tu propia especie.

     

    Todas las casa hundidas en el barro.

    Todas las casa hundidas en el barro.

    Un barro que no es ni lodo ni tierra.

    Es carne triturada.

    De nosotros mismos.

    De a poco se transforma en un cálido paisaje de flores

    Negras.

    Donde los caminos se agrietan

    por la aridez de los pies que los caminan.

    Y los puños llagados,

    Heridos,

    Tumefactos.

    Muerden y mastican el polvo del olvido.

     

     

    ESTE ES EL TERRITORIO DEL HAMBRE.

    Donde todo se seca por la sed de los que beben su

    sequía.

    Donde la muerte y el nacimiento se confunden en un mismo

    instante.

     

    Pero laten.

    Laten.

    Todos los corazones laten.

    Al unísono.

    Escondidos.

    Pero laten.

    Y eso es  inamovible.

    Aun cuando el tiempo sea suprimido.

    Y suprimidas la luz y las estaciones.

    Aun cuando los perros no ladren.

    Por temor a ser mordidos.

    Aun así,

    con la conciencia diezmada y la voluntad desgarrada,

    con los hombros sangrando por los latigazos del miedo,

    aun así.

     

    Nos queda la lucha.

    
                

    Por Vladimir Jantus Castelli

Vladimir Jantus Castelli

Literatura

Web

Mail

COMPARTIR